Abonado del Olivo

Guía del abonado
para todo tipo de cultivos

Con esta guía práctica de fertilización podrás acceder a la información básica necesaria y orientativa para efectuar un correcto abonado de los principales cultivos de España. Este manual atiende a principios muy generales, ya que cada cultivo, en función de su localización, suelo, clima, técnicas culturales, producción esperada, etc., debería ajustarse el abonado básico que aquí se presenta.

Paso 1

(Selecciona una opción)

Tu cultivo es...

Paso 2

Elige tu tipo de cultivo entre estas opciones:

Paso 3

Elige tu tipo de cultivo entre estas opciones:

Olivo

Olea europea L.

El olivo es un árbol de la familia de las oleáceas. El cultivo del olivar está íntimamente vinculado con la cultura mediterránea. Su principal aprovechamiento es el aceite que se extrae de sus frutos, considerado como la mejor grasa para la dieta humana debido a su composición de ácidos grasos. También se consume el fruto directamente, después de distintos aderezos. 

  • Raíz

    Depende del origen del árbol y de las condiciones del suelo. Normalmente poseen una raíz principal, y no se suelen formar raíces laterales importantes.

  • Hoja

    Perenne, lanceolada, con peciolo, muy corto.

  • Inflorescencia

    Se desarrollan en las axilas, poseen forma paniculada, las flores pueden encontrarse aisladas o forman grupos de tres o cinco.

  • Flores

    Son pequeñas, actinomorfas, con simetría regular y de color blanco o blanco-amarillentos.

  • Fruto

    Drupa pequeña de forma elipsoidal a globosa, en la madurez es de color negro, negro-violáceo o rojiza, aunque normalmente cuando se cosecha es de color verde.

  • Clima: Requiere de veranos calurosos e inviernos fríos y secos. Está especialmente adaptado al secano.
  • Suelo: Se extiende por todo tipo de suelos, incluidos terrenos de escasa fertilidad. Aunque prefiere suelos franco arenosos, profundos y con drenaje, ya que es muy sensible al encharcamiento prolongado. Soporta bien la salinidad y niveles elevados de caliza, siendo frecuente su cultivo sobre suelos calcáreos del área mediterránea.
  • pH: Neutro o ligeramente básico.

Las necesidades responden a la cantidad de elementos nutritivos que el olivo consume a lo largo de su ciclo vegetativo. En estas necesidades están incluidos los requerimientos necesarios para producir la cosecha, desarrollar los nuevos órganos vegetativos, y para el crecimiento de órganos viejos permanentes. 

Extracciones medias de nutrientes del cultivo del olivo

Fuente: Guía práctica de la fertilización racional de los cultivos en España. MARM (2011).

Kg / 1.000 Kg producidos

Kg / 1.000 Kg producidos

N

P2O5

K2O

15-20

4-5

20-25

N

Nitrógeno

  • Elemento más importante en la fertilización del olivo.
  • Acelera la actividad vegetativa y el desarrollo de la planta.
  • Aumenta la capacidad de asimilación de otros elementos.
  • Influye más que el resto de elementos en la producción.

Síntomas de deficiencia: Raquitismo, entrenudos cortos, las hojas quedan pequeñas, deformadas y a veces aparecen clorosis difusas. Puede afectar al desarrollo del ovario. 

P

Fósforo

  • Forma parte de compuestos que intervienen en muchos procesos bioquímicos que tienen lugar en la planta.
  • Acelera la maduración y mejora la floración y el cuajado.
  • Importante el aporte en suelos calizos.

Síntomas de deficiencia: Disminución del desarrollo de las hojas y aparición de zonas de color verde más claro en el borde de estas. Pueden aparecer manchas necróticas en los ápices.

K

Potasio

  • Desempeña una labor importante en el transporte de los azúcares, en la transpiración y en numerosos procesos bioquímicos.
  • Aumenta la resistencia del árbol a las heladas y las enfermedades criptogámicas.
  • Mejora el tamaño y la calidad de los frutos.
  • Las deficiencias de potasio son difíciles de corregir y por ello es importante mantener una adecuada concentración de este elemento.

Síntomas de deficiencia: Reducción del crecimiento vegetativo. Disminuye el tamaño de las hojas y aparece una zona de color atabacado en el ápice.

Ca

Calcio

  • Mejora el desarrollo del sistema radicular.
  • Es importante el aporte de este elemento puesto que los suelos calizos se presenta en formas insolubles.

Síntomas de deficiencia: Intensa clorosis en las hojas. Disminución del sistema radicular. Si la carencia es muy acusada las partes terminales adquieren consistencia gelatinosa.

Los micronutrientes más importantes en el cultivo del olivo son:

  • Boro: mejora la calidad de los frutos, cuando existe un déficit aparece una mancha como una quemadura en la parte apical y pueden aparecer deformaciones.
  • Hierro: incrementa el nivel de clorofila y por tanto la calidad y el rendimiento graso de la aceituna. Es necesario para la activación de las encimas y mejora la asimilación del fósforo, sobre todo en suelos calizos.
  • Zinc: favorece el crecimiento vegetativo. La carencia de este microelemento provoca la aparición de manchas amarillas, la detención del crecimiento de los brotes y el acortamiento de los nudos dando lugar a la formación de rosetas.

También destacan dentro de los micronutrientes el cobre y el manganeso.

Dados los diversos escenarios en los que se cultiva el olivo y los diferentes sistemas de aplicación de los nutrientes, se van a indicar las recomendaciones para cada uno de ellos.  

Recomendación de abonado del olivo en secano.

Fuente: Fertiberia.

SEMENTERA

Producción < 1.500 kg/ha de aceituna

150 kg/ha de NPK (S) 17-8-10 (25) con Boro (B), Hierro (Fe) y Zinc (Zn)

Producción de 1.500 a 3.000 kg/ha de aceituna

300 kg/ha de NPK (S) 17-8-10 (25) con Boro (B), Hierro (Fe) y Zinc (Zn)

Producción de 3.000 a 4.500 kg/ha de aceituna

400 kg/ha de NPK (S) 17-8-10 (25) con Boro (B), Hierro (Fe) y Zinc (Zn)

Producción de 4.500 a 6.000 kg/ha de aceituna

500 kg/ha de NPK (S) 17-8-10 (25) con Boro (B), Hierro (Fe) y Zinc (Zn)

Producción > 6.000 kg/ha de aceituna

600 kg/ha de NPK (S) 17-8-10 (25) con Boro (B), Hierro (Fe) y Zinc (Zn)

Recomendación de abonado del olivo en fertirrigación.

Fuente: Guía práctica de la fertilización racional de los cultivos en España. MARM (2011).

N

P2O5

K2O

Producción de 8.000 kg/ha, sin complemento foliar

130

35

180

 

• Los fertilizantes complejos NPK se aplican en sementera para equilibrar el contenido del suelo en elementos nutritivos: principales, secundarios y micronutrientes. De acuerdo con los contenidos en el suelo, considerando las necesidades del cultivo y el rendimiento que se espera conseguir, se aplicará la formulación y equilibrio adecuados.

Fertiberia cuenta con un importante conocimiento de los suelos españoles, basado en una larga experiencia analizando y proponiendo a los agricultores estrategias de fertilización. Esto, junto con los numerosos ensayos de fertilización llevados a cabo con los propios agricultores y en colaboración con universidades y organismos de investigación, ha llevado al diseño de equilibrios adaptados al cultivo del olivo en las diferentes zonas productoras.

• Los fertilizantes nitrogenados completan los requerimientos nutricionales en momentos de máxima necesidad, siendo claves para el desarrollo del cultivo. En caso de que sea conveniente se utilizan fertilizantes con nutrientes adicionales. El N es factor de crecimiento y el conocimiento de la dinámica del mismo en el suelo y momentos de máxima demanda por parte del cultivo nos permite mejorar la eficiencia en la aplicación de este elemento. La aplicación de azufre, microelementos y nitrógeno de forma conjunta mejora la eficiencia en la asimilación de estos por sinergia (S, Zn, Mg).

Fertiberia dispone de una amplia gama de fertilizantes nitrogenados con nutrientes secundarios y micronutrientes.

© Fertiberia, S.A. 2020. Todos los derechos reservados