Buenas prácticas en la utilización de fertilizantes, el principio de las 4R

Crecer. El blog de Grupo Fertiberia en el que encontrarás noticias, consejos y toda la información para que estés al día en el mundo agrícola.

Volver

26
oct

/Agricultura activa

Buenas prácticas en la utilización de fertilizantes, el principio de las 4R

Por Pilar Garcia-Serrano

  • Compártelo

Según el Inventario Europeo de Emisiones (EMEP), el 94% de las emisiones proceden de la agricultura y el 80% de éstas proceden de fuentes orgánicas, de ahí los beneficios de una correcta gestión de nutrientes que supone la reducción del impacto ambiental, el incremento de la productividad y la preservación de la biodiversidad. Las buenas prácticas promueven, además, una mayor rentabilidad de la explotación.

 

La gestión de nutrientes regida por el principio de las 4R promueve el uso del fertilizante más apropiado (Right source), de la dosis más ajustada (Right rate), en el momento adecuado (Right time) y forma de aplicación o lugar de aplicación idóneos (Right place).

La correcta gestión de nutrientes busca maximizar su absorción por parte del sistema de cultivo, minimizando así las pérdidas al medio ambiente y reduciendo el impacto negativo que pueden tener éstas sobre el agua, el suelo y el aire.

La aplicación de nutrientes debe estar programada de tal forma que asegure su suministro antes de que sean requeridos por la planta. Un exceso de fertilización no es deseable, no solo desde el punto de vista económico, sino que también puede alterar el equilibrio de nutrientes y reducir la productividad, además de provocar pérdidas al medio ambiente.

Estos principio básicos se concretan en determinaciones que contemplan aspectos tales como:


Elección del fertilizante más apropiado
Aquél que se ajusta a la curva de necesidades del cultivo, del suelo y del tipo de cultivo (extensivo, intensivo, secano, etc.) que contenga los macro y micronutrientes requeridos para un correcto balance.


Determinación de la dosis de fertilización
Determinación de las dosis en función de la producción objetivo, para lo que se deben conocer los nutrientes ya disponibles en el suelo, así como sus fuentes alternativas: fijación biológica de nitrógeno, residuos de cultivos, deposición atmosférica, agua de riego.


Momento adecuado
Los nutrientes deben ser aplicados teniendo en cuenta el momento en el que van a estar disponibles para la planta y el momento en el que ésta los va a necesitar a lo largo del ciclo. Hay que considerar la forma en la que se encuentran los nutrientes en el fertilizante y la climatología.


Forma de aplicación
La manera y forma de aplicar los nutrientes debe considerar la composición de los fertilizantes, sobre todo los tipos de nitrógeno, y las prácticas culturales disponibles en la explotación. El objetivo siempre es maximizar el aprovechamiento y reducir las pérdidas al ambiente. Por ejemplo, la absorción de nutrientes menos móviles, como el fósforo o el potasio, se facilita si son puestos a disposición de la planta cerca de las raíces, es decir, convendría siempre enterrarlos con independencia del tipo de nitrógeno que contengan.


  • Compártelo
Volver

Comentarios

Deja tu comentario

Artículos relacionados

Volver

© Fertiberia, S.A. 2019. Todos los derechos reservados