Agricultura inteligente (Parte 3): IoT aplicado a la agricultura, el poder de la comunicación

Crecer. El blog de Grupo Fertiberia en el que encontrarás noticias, consejos y toda la información para que estés al día en el mundo agrícola.

Volver

8
ene

/Agricultura activa

Agricultura inteligente (Parte 3): IoT aplicado a la agricultura, el poder de la comunicación

Por Jose Manuel Fernández

  • Compártelo

Muchos son los avances y los esfuerzos tecnológicos que se han realizado enfocados al área de la agricultura de precisión y muchas las soluciones de las que hoy disponen empresas y agricultores para sacar el máximo partido de una explotación. Sin embargo ahora se abre un mundo de nuevas posibilidades para el sector. Ha surgido la oportunidad de conectar todas estas soluciones a internet. La aparición de nuevos sensores y actuadores y el abaratamiento del acceso a nuevas tecnologías están favoreciendo que se dote todos estos dispositivos y herramientas con la capacidad de conexión a la red.

 

Si en la publicación anterior "Agricultura inteligente (Parte 2):
La agricultura de precisión, un paso más cerca del futuro" tratábamos en profundidad la importante oferta de soluciones tecnológicas al servicio del agricultor, hoy queremos destacar, que es en la integración de estas tecnologías con los sistema de comunicación cuando consiguen alcanzar sus cotas mas altas de funcionalidad y eficiencia.

Los beneficios que ofrecen al agricultor las distintas tecnologías, como los sistemas de GPS y los sensores, se ven multiplicados gracias la comunicación vía internet. Esta conectividad, por un lado permite trabajar a las tecnologías implicadas con un backend de información que mejora la toma de decisiones en tiempo real. Por otro, hace posible el hacerlas hablar entre ellas y trabajar como un único sistema integrado retroalimentándose unas de otras. Lo que es lo mismo, gracias a la entrada del IoT (Internet of Things), las tecnologías de la agricultura de precisión son más inteligentes.

 

¿Qué es el Internet of Things?
hipertextual.com

Es un concepto que se basa en la interconexión de cualquier producto con cualquier otro de su alrededor. Desde un libro hasta el frigorífico de tu propia casa. El objetivo es hacer que todos estos dispositivos se comuniquen entre sí y, por consiguiente, sean más inteligentes e independientes. Su trascendencia puede ser brutal tanto en ámbitos económicos como sociales. Mayor incluso que la era digital. Y es que el Internet of Things permite que los ordenadores interactúen con elementos de la vida real y ganen independencia de los seres humanos, dejándonos a nosotros al mando de lo realmente importante.

 

Así, cada día es menos necesaria la intervención humana en los procesos agrícolas. Las máquinas y tecnologías que intervienen en los mismos son más autónomos que nunca y capaces de tomar decisiones en cuestión de segundos y con una precisión que hasta ahora había sido impensable.

La posibilidad de recoger, almacenar y procesar en tiempo real todos estos datos de tan distinta procedencia y cruzarlos automáticamente con mucha otra información relacionada con los precios de las materias primas, la evolución del mercado o las previsiones meteorológicas, convierten el IoT en algo imprescindible en el futuro de este sector.

Es por esto que la agricultura de precisión se presenta como una mina de oro de oportunidades para la innovación IoT y las comunicaciones M2M (Machine to Machine).

Tradicionalmente los agricultores se han basado en su intuición y experiencia para llevar a cabo las distintas tareas del campo siguiendo un calendario predefinido. Hoy en día la gran cantidad de información, la precisión y la inmediatez de los datos procedentes de las conexiones M2M permiten anteponerse al futuro y tomar las mejores decisiones en cada momento del cultivo siempre basándose en datos precisos, reales y actualizados.

Ha llegado una agricultura mas científica, a llegado la agricultura inteligente.

 

beneficios tangibles del IoT en el sector agrícola

Lejos de ser una idea de futuro, poco a poco empieza a hacerse más común la aplicación de técnicas de agricultura de precisión y con ellas a extenderse el uso del IoT como una herramienta necesaria en la optimización de cualquiera de sus procesos.

La promesa de entregar 24 horas, 7 días a la semana de monitorización del suelo y de la salud cultivo, de la maquinaria en uso, de las condiciones de almacenamiento, o del nivel de consumo de energía entre otros resulta muy atractiva para el agricultor.

Muchos son los campos de actuación dentro de la agricultura donde el uso de estas nuevas herramientas están siendo determinantes. Los beneficios en un futuro próximo pueden llegar a ser innumerables, pero ya a día de hoy se están viendo grandes aportaciones reflejadas principalmente en…

…una mayor productividad y rentabilidad

Hoy en día, es más importante que nunca maximizar la rentabilidad y el rendimiento de los recursos. Las nuevas herramientas, además de la automatización de los procesos cotidianos y de la maquinaria, hacen posible la recogida, seguimiento y análisis de datos en tiempo real que nos permiten tomar decisiones más inteligentes, día a día y campaña a campaña para obtener los mejores resultados. Esto está permitiendo mejorar la producción al proporcionar información sobre qué tipo de cultivo es más rentable plantar, en qué fecha exacta y en qué terreno concreto o qué cantidad exacta de agua y fertilizante precisará dicho cultivo.

Además, el nivel de precisión de pronóstico y ejecución que ofrecen estas tecnologías es también un factor que afecta a la productividad de los cultivos. Más alto es el nivel de precisión de las previsiones o comportamientos, más altas serán las posibilidades de sacar el máximo rendimiento a una explotación.

  

…una mejor conservación de los recursos

La escasez de agua ha sido históricamente un desafío a resolver que exigía amplios conocimientos técnicos y el dominio de datos sobre sistemas de cosecha y de riego complejos.

Con la llegada de la tecnología IoT y su combinación con los sistemas de monitoreo de suelo, los agricultores pueden medir la humedad, detectar fugas y administrar de manera más eficiente el uso del agua en cada aplicación, y todo en tiempo real. O lo que es lo mismo, gestionar inteligentemente un suministro limitado de agua con menos desperdicio de los recursos hídricos.

Los estudios indican que el uso extendido de las nuevas herramientas y el IoT en la agricultura podría llegar a conservar 200 mil millones de litros de agua dulce en el mundo al año.

  

…una menor emisión de contaminantes

Mientras que las prácticas de la agricultura moderna están aumentando en los últimos años los rendimientos de los cultivos, el impacto global que tiene la agricultura sobre el medio ambiente sigue siendo tremendamente negativo. Por destacar un dato, alrededor del 50% del suelo habitable del mundo se ha convertido en tierras de cultivo, y se prevé que otros 120 millones de hectáreas se convertirán en 2050.

Por otro lado, las prácticas agrícolas insostenibles están viendo cómo se pierden cada año 12 millones de hectáreas de tierra a la desertificación. En muchos países, la agricultura es la principal fuente de contaminación. Se considera que a nivel mundial las prácticas agrícolas suponen cerca del 24% de todas las emisiones directas de gases de efecto invernadero.

Además de en la reducción del uso de los pesticidas y un mejor gestión del agua, las nuevas soluciones tecnológicas están siendo útiles para la monitorización de la calidad del aire en tiempo real pudiendo conocer y detectar niveles anómalos de diversos gases como, el dióxido de azufre, monóxido de carbono, etc.. Esto permite tomar contramedidas correctivas para el abatimiento de estos antes de que puedan ocasionarse daños mayores.

Se estima que las soluciones M2M pueden llegar a ahorrar 1.600 millones de toneladas de emisiones de CO2 para 2020. El impacto varía según el tipo de aplicaciones; el manejo del ganado (700 millones de toneladas), la monitorización del suelo y la predicción meteorológica (620 millones de toneladas), la agricultura de precisión (250 millones de toneladas) y la mejora de la eficiencia en el uso del agua 14 (30 millones de toneladas).

  

…un mejor control de catástrofes y plagas

Las enfermedades, plagas y las propias condiciones meteorológicas convierten la agricultura en un negocio de altísimo riesgo. Todos los años se producen casos de cosechas perdidas totalmente por sequías, nevadas o lluvias torrenciales. Mediante la recogida de datos y el uso de analítica predictiva, los agricultores pueden anticiparse al futuro con la toma de decisiones oportunas para, al menos, poder reducir el impacto ante posibles catástrofes.

Por otro lado, sensores y cámaras conectadas a Internet ya hacen posible a los agricultores un mejor seguimiento y control de la población de plagas. Este es el caso de algunas redes de sensores inalámbricas instaladas que monitorean el recuento de plagas, y cuando detectan que la población de la plaga es demasiado alta, activan automáticamente un sistema de liberación de feromonas que altera los patrones de apareamiento de las plagas.

Técnicas como estas están reduciendo al mínimo, y en algunos casos reemplazando completamente, el uso de pesticidas. Con la opinión pública empujando para obtener más alimentos naturales y menos uso de pesticidas, los agricultores están buscando cada vez más reducir o incluso eliminar el uso de estos productos.

  

…una mayor seguridad en los procesos

La agricultura inteligente también esta teniendo sus beneficios en diferentes niveles del área de la salud y conservación de los alimentos como el almacenamiento, el transporte, etc,..

Actualmente se están utilizando diversos sensores y herramientas de seguimiento para la monitorización y control de factores como el tiempo de envío o la temperatura de almacenamiento, etc. que permiten garantizar la seguridad y la calidad alimentaria en todas los fases del proceso agrícola.

Ya desde la fase de producción, las soluciones M2M están ayudando a los agricultores a obtener información precisa sobre la salud, tanto de cultivos como de animales, que de otra manera podrían ser difíciles de rastrear y analizar. Gracias, por ejemplo, a la implantación de etiquetas de monitorización en el ganado los agricultores están siendo capaces de detectar enfermedades en sus animales casi al instante. Esto permite apartar al animal afectado antes de que se propague la enfermedad evitando con ello, además de posibles pérdidas, que ningún producto en mal estado llegue al mercado.

  

…una logística más inteligente

Más del 40% del total de los alimentos producidos en todo el mundo se pierde cada año, y más del 20% de esto es debido a desperdicios relacionados con el transporte y almacenamiento. Estas pérdidas pueden producirse en diversos puntos de la cadena de suministro agrícola, ya sea debido a los retrasos en el transporte, por un almacenamiento inadecuado, o durante otras muchas etapas, desde la producción hasta la distribución. De hecho el desperdicio es posiblemente un problema mayor para el sector que la baja productividad, ya que indica una pérdida de todo el tiempo y los recursos invertidos en las primeras etapas de producción.

El uso del IoT y la comunicación M2M para supervisar y realizar el seguimiento del transporte de productos agrícolas a través de flotas, cargueros y barcos de pesca ofrece soluciones efectivas a este problema. Un análisis de PwC ha estimado que las soluciones M2M de gestión de flotas pueden reducir el desperdicio de alimentos entre un 10 y un 15% por año, lo que equivale, a alimentar a toda la población de Kenia.

 

…una mejor gestión comercial

Pero la agricultura del futuro no sólo será aquélla que pueda mejorar los niveles de producción con el menor uso posible de terreno, agua, fertilizantes y mano de obra, sino que además tendrá que permitir optimizar los márgenes de venta de sus cosechas.

La gran volatilidad de precios en este sector es una de las mayores pesadillas de los agricultores, porque las oscilaciones que se producen son muy bruscas y repentinas: en sólo dos meses se ha llegado a duplicar el precio internacional del arroz. Gracias al IoT y a las tecnologías de big data, el agricultor puede ahora anticiparse a variaciones importantes en el precio de determinados productos mediante el uso de modelos matemáticos, y recibir recomendaciones en tiempo real para comprar y vender al mejor precio posible en cada momento.

   

Nota: En el siguiente post, el último, cerramos esta cadena presentando las barreras que están ralentizando la expansión de las nuevas tecnologías como el IoT en el sector de la agricultura. 

  • Compártelo
Volver

Comentarios

Deja tu comentario

Artículos relacionados

Volver

© Fertiberia, S.A. 2019. Todos los derechos reservados