Consejos sobre el cultivo de huerto y la rotación agrícola

Consejos sobre el cultivo de huerto y la rotación agrícola

Consejos de jardinería / Huerta / El cultivo de huerto y la rotación

El cultivo de huerto y la rotación

Teniendo ya el terreno preparado, el cultivo de la mayoría de hortalizas es fácil. Lo complicado es la elección de las hortalizas ya que lo difícil (al disponer de una gama muy extensa en el mercado) es realizar una elección de una variedad adecuada que se adapte a las condiciones del terreno. No hay ningún jardín que reúna las condiciones ideales para cultivar todas las especies de la huerta, por lo que debemos seleccionar especies adaptadas a nuestra zona (climatología, suelos, etc.).

Antes de comenzar a sembrar, debemos cerciorarnos que la tierra está lo suficientemente húmeda para poder cultivar. Debemos sembrar cada cultivo a la profundidad que requiere, ya que por enterrarlas demasiado profundas, pueden no germinar.

La rapidez de la germinación depende en gran parte de las condiciones climáticas y de la hortaliza considerada. No es fácil saber el tiempo en que se produzca la cosecha y por lo tanto, el momento exacto de la recolección ya que el rendimiento y la precocidad varían mucho según el suelo y el tiempo.

La rotación consiste en ir alternando cultivos de hortalizas diferentes en una misma superficie, ya que una hortaliza cultivada permanentemente en el mismo sitio agota el suelo. Además porque tiene más riesgos de parásitos y plagas. La rotación de cultivos permite tener cosechas en épocas diferentes, y evita la proliferación de las malas hierbas.

Las malas hierbas tienen crecimiento rápido, compitiendo con nuestras plantas por el agua y los nutrientes del suelo. Por ello, es importante el prevenir el desarrollo de las malas hierbas y destruirlas lo antes posible.

© Fertiberia, S.A. 2020. Todos los derechos reservados