Consejos sobre el riego y los diferentes tipos

Consejos sobre el riego y los diferentes tipos

El riego

Las técnicas de riego adquieren en jardinería una gran importancia, ya que al igual que otras labores de mantenimiento, es una parte fundamental para mantener vivas las plantas, el césped, los árboles y arbustos de nuestro jardín.

El periodo de riego, según las condiciones climáticas en España, varía normalmente entre Marzo y Septiembre, aunque en las zonas más cálidas se alarga un poco más hasta Noviembre. Dependiendo de la zona geográfica y las características/exigencias de cada jardín, se puede regar, de forma general, de la siguiente manera (Siempre sin llegar a encharcar el terreno):

  • De noviembre a marzo: Cada 20 días si no llueve de forma significativa durante este tiempo.
  • Abril y Mayo: Días alternos o cada dos días en caso de primaveras suaves.
  • De junio a agosto: Riego diario. En zonas muy secas con veranos muy cálidos es aconsejable regar 2 veces al día (mañana y tarde).
  • De septiembre a noviembre: Días alternos o cada dos días en caso de otoños suaves.

Nunca se debe pasar de 1 o 2 riegos diarios aportando la dotación diaria (de 5 a 10 litros/m2) en un total de 30 a 40 minutos. Estas recomendaciones son generales, y dependen de muchos factores (clima, suelo, plantas, etc.), por lo que deberemos adaptarlas a nuestras condiciones particulares.

La mejor hora para regar es a primera hora de la mañana o a última hora de la tarde, ya que son las horas más frescas. Sobretodo, debe evitarse el riego en las horas de máxima radiación solar y evitar regar en exceso para no provocar encharcamientos. Los encharcamientos provocan un debilitamiento del césped, por lo que es más sensible al ataque de los hongos. Además, si recibe demasiada agua, no la absorbe bien y se pierde por infiltración profunda, desaprovechando la mayor parte.

© Fertiberia, S.A. 2019. Todos los derechos reservados