Consejos y tipos de poda

Consejos y tipos de poda

La poda

La poda constituye un apartado importante en el cuidado de plantas, árboles y arbustos ya que las ayuda a mantenerse fuertes y vivas, y favorece su desarrollo. Lo importante es conocer cuál es la técnica de poda más adecuada y recomendable y la época para realizarla.

Podemos encontrar 4 tipos de poda: de limpieza, de formación, de mantenimiento y de renovación.

  • Podas de limpieza: su objetivo principal es la eliminación de elementos y formaciones que resulten no deseables en las plantas, árboles y arbustos. Se suprimen, por lo tanto, ramas o partes de las plantas que están muertas, secas, enfermas o dañadas. Ramas mal orientadas o que enmarañen la copa; rebrotes de raíz, cuello o tronco del pie. Es importante tener en cuenta que este tipo de poda es necesaria para todo tipo de plantas o árboles y puede realizarse en cualquier época del año. Deben constituir un hábito continuo ya que son parte esencial del mantenimiento normal del jardín.
  • Podas de formación: su objetivo principal es conseguir una determinada forma de la planta o árbol frutal.
  • Podas de mantenimiento: su objetivo principal es mantener en buen estado las especies de plantas que no son frutales, así como o mantener las formas de las plantas.
  • Podas de renovación o de rejuvenecimiento: su objetivo principal es eliminar las partes o elementos envejecidos del árbol o arbusto, para sustituirlos por otros nuevos y más jóvenes.

Para podar hay que realizar cortes limpios, por lo que debemos utilizar herramientas de corte como tijeras de podar de una mano o tijeras de martillo que son más largas y pueden utilizarse con las dos manos. Posteriormente debemos proteger los cortes de poda para evitar la entrada de hongos y enfermedades en la planta. Para proteger los cortes de poda, las heridas causadas por granizo, heladas, roturas de ramas en árboles y arbustos, recomendamos el uso de Fertiberia Jardín "Pasta cicatrizante".

© Fertiberia, S.A. 2019. Todos los derechos reservados